Safalaya

Rincón Abstracto

La presión en el tejido del sifúnculo es la suma de la presión sanguínea más la debida a la profundidad. En la cámara vacía, la presión es siempre y en toda circunstancia inferior a una atmósfera. El tubo calcáreo previene el estallido del tejido en la cámara. El vaciado de las cámaras lo efectúa el epitelio sifuncular a través de un mecanismo de ósmosis local. De entrada el líquido que llena la cámara recién formada es isosmótico con la sangre del animal.

Las células epiteliales tienen abundantes repliegues basales en los que se alojan muchas mitocondrias. La hipótesis es que en la membrana de los repliegues existen muchas bombas iónicas que generan una elevadísima presión osmótica en los canalículos. Esta presión es mayor que la hidrostática y posibilita la extracción de agua y la presencia de sangre en las cámaras. Muchos peces disfrutan de una vejiga natatoria, que forma un depósito de gas muy útil para con la flotabilidad.

Los animales que poseen flotadores de paredes blandas están sometidos a los inconvenientes derivados de la presión. A mayor profundidad disminuirá el volumen del flotador por contener gas a exactamente la misma presión que el ambiente. Para calmar el dolor, aplica en la zona compresas empapadas con agua, zumo de limón, vinagre o amoniaco rebajado. Las secreciones emitidas por estos animales son destruidas por el calor, introduzca la zona afectada en agua caliente, de ser posible, entre treinta y noventa minutos, para aliviar el dolor.

No rasques ni frotes la zona afectada, puesto que aumentarías las molestias. Si la reacción es urticante (ronchones en la piel) acuda al servicio sanitario. Si crees que te ha podido picar una medusa, sentirás una sensación de ardor quemante y vas a ver de qué forma en la piel aparecen ciertas erupciones y ronchas, tal y como explica Cruz Roja De España. La mayor parte de las picaduras informacion de animales raya, pez escorpión o erizo de mar ocurren al pisar accidentalmente sin tener una protección adecuada.

Dolor intenso poco después de la picadura hasta hacerse insoportable para entonces disminuir paulatinamente. Herida desgarrada y con bordes irregulares que sangra y se inficiona con sencillez. La piel alrededor de la herida se descolora e inflama. En algunos casos puede ocasionar desmayos, náuseas, vómitos, calambres, conmociones, dolor inguinal o axilar. Si te ha picado cualquiera de estos animales marinos, actúa con velocidad. Primero, según Cruz Roja, echa agua salobre fría en la zona de la lesión con el fin de remover el veneno y adecentar la herida y después en agua caliente para reducir el dolor y desactivar el veneno.

Si son fáciles de extraer, retira las espinas o bien púas lo ya antes posible», recomienda el organismo. Hay que llamar al ciento doce o trasladar a la víctima a un centro de salud.